miércoles, 31 de diciembre de 2014

El lugar de nunca (de una fotografía encontrada en Fb.)

El vuelo
de barcas navegando
sobre mares de piedra,

de llanuras
extendidas en su distancia,

entre el cielo de arriba,
de libertad y fuego,
y el oscuro cielo de abajo,

de donde beben
las oscuras raíces de la piedra,

las oscuras raíces
de las cosas,

la solidez
del mar
y de la barca
y del vuelo extendido

hacia el lugar
de nunca.

A.S.

El invierno del año

Diciembre
contenido
en una transparencia
fría.

Rueda el sonido
por el llano alto,

rueda
un turbión
de sonidos graves,

de una densidad
sólida,

por el llano del alma,

por el llano
de los días
y las noches
del invierno del año,

un frío negro,
de fuego
y piedra,

un huracán de frío
en pura intensidad,

de frío
capaz de penetrar
quemando,

de atravesar
la máxima dureza,

de estallar
en el centro
reclamándolo todo,

todo para la noche
y el invierno

y el silencio
rugiente
de las cosas.

A.S.


Condicionamiento

Cuanto más constates que no eres más que condicionamiento, más libre te sentirás."
(Eric Baret)

La etapa última

"Resulta extraordinario cuando, por un solo instante, deseas lo que está aquí. El dolor, el miedo, los celos, la soledad, el temblor que están aquí. Querer lo que está aquí es la etapa última, la única. No hay otra, ni antes ni después."
(Eric Baret)

De adentro hacia afuera

"Desde el punto de vista cachemir, el ritual viene siempre desde adentro hacia afuera, ahí reside su fuerza. El poder, la locura necesaria para el cumplimiento de la vida residen en esta vibración, en esta tranquilidad.
¿Qué es un ritual? Es la creación y la destrucción del mundo. Es la creación y la muerte de la persona. No hay otro ritual. No se puede vivir desde el exterior."
(Eric Baret)

El arte del combate

"Aprender el arte del combate no crea a un combatiente. En primer lugar es preciso ser un combatiente para adquirir el arte del combate."
(Eric Baret)

Indefinición

"La belleza de una relación humana radica en que es indefinida. A cada segundo todo es nuevo. La intimidad tiene lugar en el instante, no en la memoria ni en el futuro. Cuando abordamos a alguien o a la vida sin saber nada, todo es posible..."
(Eric Baret)

martes, 30 de diciembre de 2014

El mito de la no-dualidad

La palabra no-dualidad es una imagen creada para los niños, porque necesitan representaciones...Es preciso crecer y dejar de vivir con imágenes infantiles. La no dualidad, la dualidad, todos estos conceptos descritos en el Vijñana Bhairava Tantra como otros tantos caramelos destinados a los niños son una preparación...  Son comparables a las posiciones bajas en las artes marciales: tienen su valor para los niños, para crear cierta potencia en las piernas, pero en combate son inutilizables... Dualidad y no dualidad no son más que símbolos. Sirven para distraerse, para pensar en otra cosa que no sean tus amantes o tu cuenta bancaria... Allí encuentras pocas imágenes, pero sigue siendo una de ellas.
Sobre la no dualidad no hay mucho que edificar, salvo tal vez una carrera inútil de falso gurú. Estos conceptos tienen su valor hasta que llega un momento en el que ya no significan nada más.
El sentido no existe, no es más que una producción del miedo... Cuando tengo miedo, quiero comprender. Pero no podemos comprender ni justificar nada. Comprender algo es cortarlo del conjunto... El aspecto más infinitesimal del cosmos sólo puede comprenderse en función de la totalidad. Cuando lo tengas claro... dejarás de intentar utilizar un concepto o una estructura tradicional para abordar la vida. Te volverás atento. La situación que parece agredirte es tu campo de meditación. Lo que te afecta, te insulta, te subleva, este es tu campo de trabajo...
...Cuando sufres un terrible dolor de muelas, cuando uno de tus seres queridos está en su lecho de muerte, cuando alguien a quien amas te deja, o cualquiera que sea tu fantasía afectiva, las imágenes metafísicas no te resultan de ningún auxilio. Lo que te ayuda es estar presente, estar físicamente, psíquicamente disponible a la situación. .. Aceptar te permite ver claramente tu cuerpo, tu entorno, tu psiquismo. Ya no tienes sorpresa. Queda el asombro, sin nada que te asombre. Dado que no esperas, los disgustos psicológicos ya no son posibles. No esperas nada. Estás disponible a lo que se presente. He aquí la no dualidad en la vida de todos los días. Ésta no es conceptual"
(Eric Baret)

lunes, 29 de diciembre de 2014

Niebla

"-¿Conque no, eh? -me dijo-, ¿conque no? No quiere usted dejarme ser yo, salir de la niebla, vivir, vivir, vivir, verme, oírme, tocarme, sentirme, dolerme, serme: ¿conque no lo quiere? ¿conque he de morir ente de ficción? Pues bien, mi señor creador don Miguel, ¡también usted se morirá, también usted, y se volverá a la nada de la que salió...! ¡Dios dejará de soñarle! ¡Se morirá usted, sí. se morirá, aunque no lo quiera; se morirá usted y se morirán todos los que lean mi historia, todos, todos, todos sin quedar uno! ¡Entes de ficción como yo, lo mismo que yo! Se morirán todos, todos, todos. Os lo digo yo, Augusto Pérez, ente ficticio como vosotros, nivolesco lo mismo que vosotros. Porque usted, mi creador, mi don Miguel, no es usted más que otro ente nivolesco, y entes nivolescos sus lectores, lo mismo que yo, que Augusto Pérez, que su víctima..."
Miguel de Unamuno: Niebla)

domingo, 28 de diciembre de 2014

La representación del miedo

He soñado mi vida. Me lo he inventado todo. Nada de todo esto existe, salvo mi miedo, la codificaciøn de mi miedo. Mi vida es la representación de este miedo. Cuando un psiquiatra competente -si es que ello existe- me pide que dibuje un árbol, ve las ramificaciones de mi miedo. Si le muestro las fotos de mi mujer, de mis hijos, de mi perro, de mi casa, de mi coche y de mi cuerpo, no ve más que mi miedo. El miedo que me ha hecho comprar una mujer, una amante de ese color, un perro de esa raza, que me ha hecho fabricar hijos, trabajar para ser rico o pobre, tener tal forma de casa, pintarla de tal color, que me hace vestirme, sostenerme, respirar, hablar, presentarme de tal manera, que me vincula a tal idea político social, a tal gusto literario o cinematográfico. Todo mi miedo que actúa con todo su esplendor.
No hay crítica.: lo constato en mí. No puedo hacer otra cosa. No es como si pudiera funcionar sin miedo. Me doy cuenta de que la vida que he creado, las capacidades que he intentado desarrollar -la fuerza, el coraje, la inteligencia, la espiritualidad, la meditación, la sabiduría u otras pamplinas-, todos estos elementos los he desarrollado para no enfrentarme a la emoción que habita constantemente en mí.
Para huir de esta evidencia que me muestra mi total inadecuación, he creado un mundo en el que pretendo tener una capacidad. Entonces me convierto en un buen marido, un buen cristiano, un buen amante, un buen ciudadano, un buen padre, un buen budista... todo ello para pretender existir. De golpe me despierto, me doy cuenta de que ahí no había más que pretensión, que no soy nada de todo ello.
Esta emoción la conocemos todos, cuando estamos superados, sumergidos por algo. Cuando nos pasa tenemos la mala costumbre de decir: "Es una emoción, pierdo el control, voy a intentar calmarme, tomar un tranquilizante, hacer yoga para expulsar la emoción". Al contrario, ese momento de humildad, de no saber, esta abdicación, es el auténtico no saber, la auténtica seguridad,"
(Eric Baret)

El abandono de las creencias

"La fluidez de la realidad parece evidenciar que la rigidez de nuestras creencias dificulta nuestro ajuste a ella. En la rigidez sistemåtica del mundo, pretendemos enfrentarnos al fluir de la vida, que ignora cualquier orden y sistema. Así, nuestras certezas son barridas por la tempestad y nuestra escasa flexibilidad nos tiene en conflicto permanente con la realidad. El desarrollo de la alegría está directamente relacionado con la capacidad de abandonar nuestras ideas preestablecidas sobre el mundo..."
(Odier: Las puertas de la alegría)

Contamos con nuestro cuerpo

"El miedo es fácil de diagnosticar. Está íntimamente relacionado con la expresión de la esperanza. Cuanto más esperamos que algo ocurra o no ocurra, más miedo tenemos. La esperanza es un miedo que hemos subvertido, y revela la falta de presencia en el mundo, la ausencia de alegría, la búsqueda constante del placer o la felicidad que nos dejarían totalmente satisfechos. Y como el infinito no suele escucharnos, raramente recibimos lo que deseamos, por lo que nos sentimos frustrados una y otra vez. Cuando nuestro deseo constante es la belleza, no tenemos ojos para todo lo maravilloso que ocurre a nuestro alrededor, y permanecemos esperando que llegue nuestra fantaseada felicidad.
En cuanto escuchamos al cuerpo, nos damos cuenta de que no nos falta nada que en realidad nos haga falta. Hay suficiente alegría a nuestro alrededor para proporcionarnos alegría a diario. Contamos con nuestro cuerpo, que es capaz de moverse, sentir, saborear, ver, escuchar y oler mil perfumes. También puede dormir, despertar, sentir el agua sobre la piel, comer, beber, caminar, mirar al cielo, acariciar, hacer el amor, mirar en el interior de otros ojos, escuchar música u observar cómo un insecto aparece del interior de una flor... Nuestro cuerpo es capaz de sentir el estremecimiento de la vida, puede sorprenderse y despertar a lo desconocido,. La sensaciøn de descubrimiento es una señal inequívoca de un retorno a la alegría orgánica."
(Odier: Las puertas de la alegría)

sábado, 27 de diciembre de 2014

La huella del infinito

"Al principio el éxtasis llegara por ondas y se retirará a merced de la vida. Vivirás momentos de intensa comunión y otros que se parecerán al olvido. Pero cuando la huella del infinito se marca en la conciencia, no tiene otra alternativa que emerger por completo.
Lo esencial no es correr tras el éxtasis. Este se producirá con naturalidad si tu presencia en el mundo se mantiene relajada, sin objetivo y sin coacción, libre, abierta y ligera... La ascesis del tantrika es la continua experiencia de la libertad y no la imposición de la mente. Cuando llegue el éxtasis, acógelo, cuando se vaya, no te preocupes. Si dejas a lo divino que entre y salga a su antojo, se vuelve familiar. Si lo fuerzas a permanecer en ti o lo persigues, puede volverse terrorífico. Dęjate ser. Sé tu propio maestro. Abandona toda búsqueda y permanecerás en la verdad."
(Daniel Odier)

Abrir el postigo

"El tantrika rechaza el placer limitado, deja que su conciencia vuelva al origen, reconoce al hombre y la mujer en sí mismo, se abre al mundo y entonces se da cuenta de que el tiempo, y el espacio, el deseo, el no estar completo y la limitada creatividad son esperpentos destinados a los seres llenos de temor. Si el ser humano no estuviera aterrorizado, no habría una aproximación gradual a la espiritualidad; si el ser humano no estuviera aterrorizado, no habría pruebas que superar... no habría Dioses fuera de él mismo, ningún camino a seguir, ningún progreso ilusorio, nada de metafísica, nada de conceptualización de lo divino.
El shivaísmo ofrece la libertad incondicional al hombre del kali yuga... Pocos son capaces de cogerla, quema como un fuego ardiente, pero sólo se necesita una pequeña rendija de la conciencia para que lo divino se precipite en ella. Lo divino es como un invitado al que obligamos a dormir afuera. No es el sitio que le corresponde. Espera con paciencia a que nos decidamos a abrir una puerta o un postigo para poder entrar. Es por lo que a menudo utilizamos la expresión de volver al propio hogar, volver a casa. He puesto tu mano en el fuego en el momento en que has abierto tu postigo. Si me hubiera adelantado un segundo tendrías todavía la marca de la quemadura."
(Daniel Odier)

Piel y silencio

Un paisaje de lluvia
por los jardines de la piel,
torrentes
vivos
nervios adentro,
sangre, carne
empapada de mundo,
empapada de aire, espacio, tacto,
hundiéndose, abriéndose camino
hacia el hueso esencial,
hacia la dulce médula del alma,
hacia el vacío madre
donde rompen las olas
en la playa
desierta
del silencio.

A.S.

El punto de luz divina de la negatividad

"No es sublimar, no es, tampoco, trascender, sino que es sólo darse cuenta de que en lo esencial todo está impregnado de lo divino."
(Odier)

El gran abismo

"Estar vivo es el acto de valor por excelencia, pues vivir es darse cuenta de la inmaterialidad de las divisiones y de las casillas y lanzarse al gran abismo. Contrariamente a lo que piensa la mayoría de los seres.humanos, no existe ningûn riesgo en lanzarse al abismo, pero eso se descubre después de haber saltado, y la dificultad está en saltar.
¡Saltar, ese es el Gran Yoga!"
(Daniel Odier)

El Gran Yoga

"El  Gran Yoga es beber, comer, tocar, ver, caminar, dormir, orinar, defecar, escuchar, quedarse callado, hablar, soñar, amar, sentarse, cruzar la calle, subir en un autobus, recorrer ciudades y paisajes, miradas y sonidos, belleza y fealdad, sin separarse nunca de lo divino que está en uno. Ningûn yoga es superior a aquel que no teme sumergirse en la realidad. Fuera de ella no hay rastro de lo absoluto."

Posesión y abandono

"A partir del momento en que queremos algo externo, que deseamos ponerle nuestro sello y considerarlo como " nuestro", perdemos la comunicación con ese ser o esa cosa y los dejamos marchitarse dentro de la fortaleza de nuestras posesiones. Un día pensamos en esa cosa, en ese ser que apresamos con nuestro deseo, comenzamos a hurgar entre los innumerables objetos que hemos acumulado y descubrimos con estupor que esa cosa o ese ser ya no estån vivos, habrå que tirarlos. Posesión y abandono son el mismo y único movimiento de ignorancia."
(Daniel Odier)

No hay nada fuera de la realidad

"Desde el momento en que dejamos de estar en relación constante con lo real para ir tras lo absoluto, perdemos el contacto con lo absoluto. Todo lo absoluto está contenido en la realidad. No hay nada fuera de ella."
(D. Odier)

La construcción de nuestra soledad

"Sin una profunda conexión con las cosas, el corazón no se abre. Todo lo que excluímos de nuestra experiencia, por principio, por creencia, por miedo, por ideal, por ignorancia o por falta de atención, alimenta nuestros sistemas de protección que, poco a poco, se transforman en una prisión. Llega un día en el que estamos tan bien protegidos, que a los demás no se les ocurre ni siquiera hablarnos, mirarnos, tocarnos, disfrutarnos o escucharnos. La no comunicación con los tattvas es el material con el cual construímos nuestra soledad."
(D. Odier)

Abandonar las enseñanzas

"La valentía del tantrika es abandonar las enseñanzas después de absorberlas."
(Odier)

Los matices del gris

"Y de esa manera, día tras día, uno negocia con su conciencia, recibe acusaciones y aliento, se somete a un orden, y se vuelve un ser resignado al gris. La sociedad entera adora esa forma grisácea. El gris es el color que tiene la gama más amplia, hay millones de matices. El gris es el color ideal para el camuflaje social. Es gracias a nuestros grises que podemos vivir en la sociedad, y estar inmersos en el enorme caldero de la violencia y el sufrimiento cotidianos.
Devi percibió que esa violencia, ese sufrimiento despertaban una emoción en mí... Ese sufrimiento y esa violencia eran el motivo de mi presencia allí. Quería acabar con ello sin proyectar siempre la responsabilidad en los otros, no desear más que los otros dejasen de ser violentos. Devi me enfrentaba a mi propia responsabilidad. ¿En que medida la actividad de mi conciencia servía de vínculo real con el sufrimiento y la violencia? ¿En qué medida era yo también un instrumento de destrucción, en el que el cuerpo, como gigante campo de batalla a nivel celular, prefiguraba lo que era el mundo? ¿Cómo podía iniciarme en una práctica que comenzaría a cambiar el mundo tomando como punto de partida lo único a lo que tenía acceso directo, la propia conciencia de la realidad?"
(D. Odier)

viernes, 26 de diciembre de 2014

"Sólo vemos en la no-dualidad"

"Así, la experiencia de los sentidos es, por esencia, no dual. El cuerpo no sabe distinguir al otro porque no lo concibe."
(D. Odier)

Deja de retenerte

"Cuando un maestro ve un abeto, no teme decir que es un abeto."

"...Si piensas algo, dilo. Si no piensas, entonces lo adecuado es el silencio. Deja de retenerte como ser humano, es decir, sublime o mediocre según la ocasión. No bay nada más enajenador que este silencio artificial, este miedo a expresar la duda, la revuelta..."
(D. Odier)

Contradicciones necesarias

"Una enseñanza sin contradicciones es la trampa mås terrible, ya que suscita la adhesión mental, la cerrazón, el fanatismo...Quienes tienen teorías se hunden en sus propias arenas movedizas."
(Daniel Odier)

Silo: Experiencia guiada. La Muerte

"Creo que estoy en un teatro. Todo está a oscuras. Poco a poco comienza a iluminarse la escena, pero he aquí que yo estoy en ella.

El ambiente es cinematográfico. Por allí luces de antorchas, en el fondo una gigantesca balanza de dos brazos. Creo que el techo, posiblemente abovedado, está a mucha altura porque no veo sus límites. Alcanzo a reconocer algunas paredes de roca, árboles y pantanos alrededor del centro de escena. Tal vez todo se continúe en una selva muy espesa. Por todas partes hay figuras humanas que se mueven furtivamente.

Súbitamente dos sujetos encapuchados aferran mis brazos. Entonces una voz grave me pregunta:

–¿De dónde vienes?
No sé que responder así que explico que vengo de “adentro”.
–¿Qué es “adentro”?, –dice la voz.
Ensayo una respuesta: “Como vivo en la ciudad, el campo es ‘afuera’. Para la gente del campo, la ciudad también es ‘afuera’. Yo vivo en la ciudad o sea ‘adentro’ y por eso digo que vengo de ‘adentro’ y ahora estoy ‘afuera’”.
–Eso es una estupidez, tú entras a nuestros dominios de manera que vienes de “afuera”. Este no es el campo sino que es tu “adentro”. ¿No pensaste acaso que esto era un teatro? Entraste al teatro que, a su vez, está en tu ciudad. La ciudad en que vives está afuera del teatro.
–No –respondo–, el teatro es parte de la ciudad en que vivo.
–Escucha insolente –dice la voz–, terminemos con esta discusión ridícula. Para empezar te diré que ya no vives en la ciudad. Vivías en la ciudad, por lo tanto tu espacio de “adentro” o de “afuera” se quedó en el pasado. Así, estás en otro espacio-tiempo. En esta dimensión las cosas funcionan de otra manera.

De inmediato, aparece al frente un vejete portando en su diestra un recipiente. Al llegar a mí introduce la otra mano en mi cuerpo como si este fuera de mantequilla. Primeramente extrae mi hígado y lo coloca en la vasija, luego procede con los riñones, el estómago, el corazón y, por último, saca sin profesionalismo todo lo que va encontrando hasta que termina desbordando el receptáculo. Por mi parte, no siento nada especial. El sujeto gira sobre sí mismo y llevando mis vísceras hasta la balanza, concluye depositándolas en uno de los platos que desciende hasta tocar el piso. Entonces pienso que estoy en una carnicería en la que se pesan trozos de animales ante la vista de los clientes. En efecto, una señora portando un cesto trata de apoderarse de mis entrañas, pero es rechazada por el vejete que le grita: “Pero ¿qué es esto? ¿Quién le ha autorizado a llevarse las piezas?” El personaje entonces, sube por una escalerilla hasta el plato en alto y allí deposita una pluma de búho en el plato vacío.

La voz vuelve a dirigirse a mi con estas palabras: “Ahora que estás muerto y has descendido hasta el umbral del mundo de las sombras, te dirás: ‘están pesando mis vísceras’, y será cierto. Pesar tus vísceras es pesar tus acciones”.

Los encapuchados que me flanqueaban dejan mis brazos en libertad y comienzo a caminar lentamente pero sin dirección precisa. La voz continúa: “Las vísceras bajas están en el fuego infernal. Los cuidadores del fuego se muestran siempre activos e impiden que se acerquen aquellos a quienes deseas”.

Me doy cuenta que la voz va guiando mis pasos y que a cada insinuación cambia la escena. La voz dice: “Primeramente, pagarás a los cuidadores. Luego entrarás al fuego y recordarás los sufrimientos que causaste a otros en la cadena del amor. (*)

“Pedirás perdón a los maltratados por ti y saldrás purificado únicamente cuando te reconcilies. (*)

“Entonces, llama por su nombre a los perjudicados y ruégales que te permitan ver sus rostros. Si ellos acceden, escucha con cuidado sus consejos porque estos son tan suaves como brisas lejanas. (*)

“Agradece con sinceridad y parte siguiendo la antorcha de tu guía. El guía atravesará oscuros pasadizos y llegará contigo a una cámara en donde aguardan las sombras de aquellos que has violentado en tu existencia. Ellos, todos ellos, están en la misma situación sufriente en la que un día los dejaras. (*)

“Pídeles perdón, reconcíliate y bésalos uno por uno antes de partir. (*)

“Sigue al guía que bien sabe llevarte a tus lugares de naufragio, a los lugares de las cosas irreparablemente yertas. ¡Oh, mundo de las grandes pérdidas en el que sonrisas y encantos y esperanzas son tu peso y tu fracaso! Contempla tu larga cadena de fracasos y para ello, pide al guía que alumbre lentamente todas aquellas ilusiones. (*)

“Reconcíliate contigo mismo, perdónate a ti mismo y ríe. Entonces verás como del cuerno de los sueños surge un viento que lleva hacia la nada el polvo de tus ilusorios fracasos”. (*)

De pronto, toda la escena cambia y me encuentro en otro ambiente en el que escucho: “Aún en el bosque oscuro y frío, sigues a tu guía. Las aves de malos presagios rozan tu cabeza. En los pantanos, lazos serpentinos te rodean. Haz que tu guía te lleve hacia la gruta. Allí no puedes avanzar a menos que pagues tu precio a las formas hostiles que defienden la entrada. Si, finalmente, logras penetrar pídele al guía que vaya iluminando a izquierda y a derecha. Ruégale que acerque su antorcha a los grandes cuerpos de mármol de aquellos que no has podido perdonar. (*)

“Perdónalos uno por uno y cuando tu sentimiento sea verdadero, las estatuas se irán convirtiendo en seres humanos que te sonreirán y extenderán hacia ti sus brazos en un himno de agradecimiento. (*)

“Sigue al guía fuera de la gruta y no mires atrás por ninguna circunstancia. Deja a tu guía y vuelve aquí, a donde se pesan las acciones de los muertos. Ahora mira el plato de balanza en el que están depositadas tus acciones y comprueba como éstas suben y son más livianas que una pluma.

Siento un quejido metálico al tiempo que veo elevarse el plato en el que está depositada la vasija.

Y la voz concluye: “Has perdonado a tu pasado. Demasiado tienes como para pretender más por ahora. Si tu ambición te llevara más lejos podría suceder que no volvieras a la región de los vivos. Demasiado tienes con la purificación de tu pasado. Yo te digo ahora: ‘Despierta y sal fuera de este lugar’”.

Las luces de la escena se van apagando lentamente, mientras siento que estoy afuera de aquel mundo y nuevamente adentro de éste. Pero también advierto que en este mundo contengo las experiencias de aquel otro."

sábado, 20 de diciembre de 2014

"¡Los acepto!"

Enki levantó su copa y brindó por Inanna por segunda vez:

¡En nombre de mi poder! ¡En nombre de mi recinto sagrado!
Daré a mi hija Inanna
¡La verdad!
¡El descenso al inframundo! ¡El ascenso del inframundo!
¡El arte de hacer el amor! ¡El beso del falo!

Inanna respondió:

¡Los acepto!

(Canto de Inanna)

viernes, 19 de diciembre de 2014

Totalidad desequilibrada

"En la carta natal uno tiene los doce signos con distintos énfasis. Por eso, cada uno es un desequilibrio de la Totalidad... El cielo está en eterno desequilibrio, que es su manera de estar en equilibrio dinámico. El nacimiento de una persona representa la estabilización de ese equilibrio momentáneo del cielo. Está todo, sólo que en proporciones distintas.Por eso es que necesitaré vincularme con otras personas que completan el equilibrio de mi movimiento. Estas personas van a ser mi destino. En cambio, con otras personas no me cruzarë jamás, porque no hay estructuración dinámica del equilibrio entre nosotros."
(Carutti)

Una percepción

La astrología es una percepción... Nosotros vamos a trabajar una mirada. Vamos a trabajar el aprender a mirar de una cierta manera, y que aparezca ante nosotros un entramado de la realidad que antes no aparecía. La astrología es percepción, no un saber. Esto es lo primero que les quiero transmitir."
(Carutti)

Lo que irradiamos

"Nuestro līmite como seres humanos no es la piel, sino que nosotros irradiamos de certa manera, y eso que irradiamos construye mundos, construye asociaciones, vínculos, situaciones, tal como si tejiéramos.
Somos un tejido energético en el que va apareciendo nuestro mundo, y no va apareciendo cualquier mundo. Podemos decir que no aparece ante mis ojos un mundo cualquirra, sino que aparece un mundo que se corrrsponde a mi estructura energética.Es decir, no soy simplemente este cuerpo con sus bordes nītidos, sino que soy una estructura que se entrama con las otras estructuras. Aprender a ver esto es nuestro trabajo."
(Carutti)

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Danzar

"Danzar no es levantarse sin esfuerzo como una mota de polvo en el viento. Danzar es alzarse sobre ambos mundos, haciéndose pedazos el corazón y entregando el alma. Danza donde puedas partirte en pedazos... Los hombres de verdad danzan y giran en el campo de batalla, danzan en su propia sangre. Cuando se entregan, baten palmas, cuando dejan atrás las imperfecciones del sí mismo, danzan. Sus trovadores tocan desde adentro, y océanos enteros de pasión hacen espuma en la cresta de las olas."
(Rumí)
Tomado del blog Sabiduría Sufí.

martes, 16 de diciembre de 2014

La madre-puella

"El nacimiento de un hijo constela siempre en la mujer el sentimiento de la mortalidad, porque ya no es una niña eterna. Ahora es una madre, y está firmemente plantada en la continuidad del tiempo. Con frecuencia, a esta confrontación le sigue una depresión. A veces, a la nueva madre se le hace imposible renunciar a su matrimonio con el padre-espítitu, y por eso proyecta sobre el bebé la famtasía del niño divino. Entonces el padre real es dejado de lado, y la madre intenta reivindicar a su hijo como si fuera un dios y lo convierte en receptåculo de sus propias fantasías de inmortalidad y grandeza. En este sentido, la puella puede ser una madre muy destructiva si el embarazo y la maternidad no han conseguido ponerla en contacto con el principio de la Gran Madre que opera a través de su cuerpo."
(Liz Greene)

La cruz de la materia

"...Hefaistos es el artesano divino, una figura capaz de concretizar su visión creativa; pero este don lo ha pagado con sus pies heridos. El puer que hay en él está lesionado. Es obvio que podemos fijarnos también en la figura de Jesús, crucificado con clavos que le atraviesan manos y pies. Para el puer, vivir en la tierra es una especie de crucifixión. Cuando ingresa en el mundo del senex, Saturno lo crucifica sobre la cruz de la materia. Es una experiencia del espíritu sufriente, ávido de volar al hogar, pero que está clavado a la encarnación terrestre."
(Luz Greene)

lunes, 15 de diciembre de 2014

Lo que no sé

Ignoro cómo, cuándo e incluso qué.
Pero (ad)vendrá.
(Vocatus ataque non vocatus...)

El corazón oscuro de la Deidad

"Estuvimos desde toda la eternidad en el corazón oscuro de la Deidad que precedió a la Creación de fuego y de luz. El oscuro misterio de la Deidad nos convoca a todos a atrevernos a la oscuridad."
Matthew Fox

El llamado profético

"El profeta interfiere con la injusticia, dolor innecesario que se precipita sobre la Tierra y sus criaturas cuando los humanos abandonan la justicia y la compasión. El llamado profético a interferir con la injusticia habita en todos nosotros."
Matthew Fox

Alumbrar

"No temas dar a luz."
Otto Rank

Creatividad

"Somos los herederos del terrible poder creativo de Dios."
Mester Eckhart

"Te atreverás a la oscuridad"

"El suelo del alma es sombrío"
Mester Eckhart

"Atreverse a la oscuridad significa permitoir al dolor ser dolor, y aprender de él."
Matthew Fox

"Estamos de duelo, juntos"
Joanna Macy

"En la oscuridad y en la nada, en el silencio y en el vacío, en el dejar ir y en el dejar ser, en el dolor y en el sufrimiento."
Matthew Fox


domingo, 14 de diciembre de 2014

Dolor and co.

Por esta esquina de Dios-Nada tienden a emerger de predominio dolor y asimilados.
Mayormente.
La Vía Negativa, en lenguaje poético.
No suelo quejarme a menudo, pero a veces resulta agotador.
Se lleva toda la energía.
Con absoluta indiferencia hacia lo humano.

El sentido de la Mente

"Tú sigues lo que el género humano sigue, lo que toda la naturaleza sigue. Un sentido lejano precede a tu vida y, por cierto, la sucede.
¿Y quién sabe esto? La piedra que cae no sabe esto, y, sin embargo, cae. La conciencia que opera no sabe esto, y, sin embargo, opera.
La conciencia no puede percibir a la Mente, y es ilusorio que la busque. Puede, en cambio, silenciarse, para que se traduzca en ella el sentido de la Mente."
(Silo)

De un libro que hace años que no abría

"El día que yo muera sr acabarán las rocas,
los labios, los cipreses, las albas, los crepúsculos,
la pena y la alegría. Y el mundo habrå dejado
de ser, que su existencia está en nosotros mismos."

"Hemos de aprovechar el tiempo que nos queda.
Bajo tierra estaremos mås tarde o mås temprano,
convrrtidos en polvo, en polvo unido al polvo,
sin cantos y sin vino, sin amor y sin término."

Omar Kheyyam


(El viejo Omar.
Tan hermoso. Tan... inocente.)

Tarde de domingo y lluvia

Exactamente, eso.

viernes, 12 de diciembre de 2014

Un viejo blog

Repasando un viejo blog ( porlospaisajesdelalma.blogspot.com.es ) encuentro que (casi) podría firmar ahora bastante de lo que escribía entonces.
Pero desde otro lugar.

En femenino

Conciencia encarnada... en femenino.

Señor de la Encarnación

El concepto de Saturno como una especie de desgracia inevitable, o de servicio militar ineludible, o de curso duro y aburrido que hay que aprobar para que nos den el ticket para lo verdadrramente interesante, no deja de ser, además de una falta de respeto, y una absurda toma de partido por nuestro limitado entendimiento de "lo agradable", síntoma de una absoluta falta de comprensión de lo que significa ese espléndido arquetipo del Señor del Umbral.
Saturno rige la encarnación. La encarnación en todos sus aspectos y niveles. Es por ello, probablemente, que la tradición hace nacer al Cristo encarnado, y a muchos otros avatares, bajo el signo de Capricornio.
Saturno rige la encarnación, y en ese acto de encarnar castra la Idea, el Verbo, la aerea creación uraniana, haciéndola inevitable, hermosamente, carne y materia.
Y aún más: Como Señor del Karma, Saturno crea inercia, porque eso que se encarnó, esa ya criatura encarnada, genera, con su solo existir, actos y consecuencias, para sí y para todos -para el Todo-.
Pero ese ser así las cosas, ese suceder que hay Saturno y encarnación y consecuencia, no está ahí "para mí". No es mi entrenador personal. No se ha creado como escuela para que yo me matricule, y aprenda aplicadamente y al fin desaparezca en una apoteosis iluminatoria.
Saturno es, y punto. Como yo. Como tú. Como todo.
Y luego... está el otro pilar.

jueves, 11 de diciembre de 2014

Soltar

Cuando se habla de"soltar", se suele hacer referencia a dejar ir "lo triste",  "lo malo", " lo que duele", "lo oscuro"...
Me parece un error.
Soltar es soltar... las riendas.
Y abrirse a lo que sea.
Lo que es aquí y ahora.
Punto.

Escorpio

"La organización psíquica de Escorpio es estar atento a lo negado... Escorpio ve lo negado... El instinto profundo de Escorpio es la curación... Este es el signo de la curación: Donde hay dolor, allí va Escorpio a liberarlo. Como no le tiene miedo al dolor, es el signo que más puede estar en presencia del dolor... Así, Escorpio es un experto en dolor... porque conoce el dolor, puede aliviarlo... Entonces, yo me dedico a a liberar dolor, lo que eventualmente produce dolor. El terapeuta escorpiano jamás va a ser canceriano: El estilo terapéutico " nos queremos mucho" es el canceriano, mientras que el escorpiano es "algo está trabado, vamos allí..." con lo cual al principio habrá dolor, pero finalmente algo se va a mover... Para Escorpio el dolor es un hecho y resulta inútil escapar de el. A partir de esto, Escorpio se vuelve cada vez más comprensivo, más amoroso..."
(E. Carutti)

Mi hermana loca

Dejar salir a la loca de la casa.
A mi hermana loca, encerrada en el sótano del alma.
No entregarle las llaves del reino.
Pero sí mi amor.
Y la libertad de vivir en él.
Bajo la luz del sol.

Obviamente

Tú eres yo.
Obviamente.

martes, 9 de diciembre de 2014

Noche de invierno en la playa

Noche en la playa.
Una luna madura gravita sobre el mar.
Alto en el cielo, centellea Orión en silenciosa, blanca lejanía.

viernes, 5 de diciembre de 2014

Anochecida

Luna llena en Géminis. Cielo claro. Frío. Tarde blanca.
El río, que venía hasta ayer turbio de lluvia recién caída, trae ahora un agua -es ahora un agua- de transparencia viva.
Va llegando la noche.
Advierto, sorprendida, que está abierta la puerta de la ermita de abajo. Debe haberse olvidado la mujer que la cuida.
Entro. Alta en su hornacina, la imagen de la Madre. La saludo -Salve-, busco unas monedas y prendo, sin palabras, unos velones rojos.
Por los vivos. Por los muertos. Por los que amo.
Salgo a la noche y la tierra y el frío.
Todo está aquí.
Siempre, en todas partes, es aquí.


Velas votivas.


Anochecida.

El secreto de la alquimia

"El secreto de la alquimia estaba, de hecho, en la función trascendente, la transformación de la personalidad mediante la mezcla y fusión de los componentes bajos con los nobles, de las funciones diferenciadas con las inferiores, del consciente con el inconsciente."
(Jung)

jueves, 4 de diciembre de 2014

En la hospedería

Sencilla calidez.
La invitación a un té caliente expresa todo lo necesario.

El alma del invierno












Invierno

Cinco grados.
Bajo una lluvia mansa, conduzco un kilómetro tras otro, por la pura necesidad de moverme.
Montes, pinos, encinas, tierra roja...
Todo es invierno.

Aquí

Esta manía de subirse a la parra...
En realidad, todo es aquí.

Siempre

La expulsión del Paraíso es siempre.
El Paraíso, también.

Sin miedo

Mirar.
Mirar sin miedo.
Tú eres eso.

Todo lo negado

El des-velamiento de la amplitud de quién -lo que- soy, va poniendo en presencia de todo lo negado. De la apropiación de todo lo negado.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Alineación. Aceptación.

Estar alineada con la propia carta no añade ni un adarme de facilidad o... felicidad. Pero trae, puede traer, la calma de una aceptación creciente. De lo que es. De lo que soy.

Lo que somos. Lo que es

¿Cómo podría haber en mi vida alguien sin ser yo?
¿Cómo podría estar en la vida de otro sin ser ese otro?
Pero, finalmente, ni yo ni el otro.
Lo que somos, tal como somos.
Lo que es, tal como es.

martes, 2 de diciembre de 2014

Alquimia


Saturno y Sol conjuntos en Escorpio: Plomo y oro. Bajo el signo de la transmutación.

El fuego




Junto al fuego.

Frío


Frío al anochecer.

Arboles desnudos


Paisajes del alma.

En el río







En el río.

Tiempo de otoño






Tiempo de otoño.

Punto

El mundo no es personal.
Y, desde luego, no es "para mí".
El mundo es.
Punto.