domingo, 29 de marzo de 2015

miércoles, 25 de marzo de 2015

Eso que nos atrapa

Los jungianos lo llaman complejo materno, aunque, en realidad, da igual el nombre.
Se trata de la fuerza de la inercia, que, como una manta suave y calentita, como un "total, para qué", como un " mejor empiezo mañana", nos impide avanzar y construir.
Vencerla es un esfuerzo diario.
Entre el complejo materno y el puer que llevamos dentro,la vida se nos dificulta mucho.
Cosas.

martes, 24 de marzo de 2015

Valor

El viaje de mil millas empieza con un solo paso.
Ese paso demanda valor.
El viaje demanda permanencia.
Y más valor.

lunes, 23 de marzo de 2015

lunes, 16 de marzo de 2015

Inexorablemente

Anochece detrás de las cristaleras, y en el mundo del hospital se va enlenteciendo ese ritmo que no cesa nunca, pero que tiene picos y valles, como todo lo que late y está vivo.
Estoy cansada, y lo noto cuando acabo las visitas y me dejo caer junto al ordenador, para introducir la actividad del día.
Datos para la estadística. Rostros conocidos para mí, que llevo sobre el alma, que siempre llevaré sobre el alma, lo recuerde o no, la carne amputada de un chiquillo, el cuerpo destrozado de una mujer atropellada, la partida silenciosa de una bebé, las mil y una historias sagradas y terribles del hospital, de la casa de la sombra, donde los que no quieren mirar ni escuchar ni decir han encerrado a la enfermedad, la decrepitud, la pérdida, el dolor y la muerte.
Eso, que nos alcanzará a todos.
Inexorablemente.

domingo, 15 de marzo de 2015

jueves, 12 de marzo de 2015

Oficio de sonido

La fiesta dice de lo sagrado y lo terrible.
La fiesta, toda fiesta, abre un recinto de tiempo sagrado - y terrible- en medio de la corriente incolora del común del tiempo.
Y las gentes, conscientes de ello o no, entran en un estado diferente, vuelta la mirada interior hacia un espacio muy profundo, donde habita, y despierta, el animal antiguo de la fiesta.
Hay fiesta en la tierra donde vivo. Hay una fiesta larga, de fuego y luz y pólvora y color, porque esta es una tierra extravertida, sin rastro, en sus adentros, de la oscura certeza de la tragedia del vivir que alienta en el alma de mi lugar de nacimiento.
Aquì, la fiesta se desborda, día tras dìa, por la irreverencia de unos monumentos que, en su efímera y cruda magnificencia, se rìen sin piedad de las miserias humanas, y celebran a gritos el placer, la comida y la lascivia, en un burlesco carpe diem no exento de cinismo.
Desborda en la riqueza y el brillo de los vestidos, en las flores de fuego que se abren en los cielos de noche, y en las flores de fuego que se abrirán en la tierra en la noche de las noches, llevándoselo todo.
Desborda en ruido y en olor a pólvora.
Y es que, de los muchos elementos que dan materia y forma a esta particular encarnación de la fiesta eterna, ninguno, a mi sentir, tan bárbaro, tan bello, tan cargado de vida, como esa violentisima inmersión en el país del puro ruido que es la mascletá.
La mascletá es un ritual extrañamente religioso que ofician los hombres de la pólvora ante una muchedumbre extática reunida en una plaza, en torno a miles de petardos preparados para ir estallando en un crescendo indescriptible. Nada que ver, excepto el humo que va cubriendo el cielo.
Se trata de dejarse sumergir en un océano de truenos que convierte el espacio, el cuerpo, la tierra, la materia toda, en pura vibración, Se trata de abrirse a la demanda del sonido que quiere penetrante, que te penetra en tromba, que golpea y golpea tu corazón y tus vísceras hasta que se llega y se instala en el centro y desde el centro sigue golpeando.
Y sube, y sube en una intensidad insoportable que consigue que te hagas transparente a eso que estalla, que te lleva consigo hasta que estallas y te disuelves en pólvora y en humo y en cielo claro de las dos de la tarde.
Y, cuando ya no queda nada por abrirse hasta el fondo, todo se para en seco, y los adoradores del sonido salen lentamente del trance, aplauden para el cielo y el sonido y la fiesta y se marchan caminando por las calles que irradian desde el onfalos de la plaza.
Y nada más.

domingo, 8 de marzo de 2015

Luna en Acuario

"La escena básica... es la de una mamá que dice "te quiero" y luego desaparece. Sobre esta escena se van acumulando experiencias en el mismo sentido, hasta que queda establecido un patrón... cuando hay afecto, éste desaparece súbitamente. La sensación pautada es que la seguridad, el cariño, la protección, en cualquier momento se interrumpen. Aquí no existe un patrón de escasez o frustración, como en la Luna en Capricornio, sino la certeza de que ese afecto presente y satisfactorio se cortará. Podemos imaginar el monto de angustia que esto genera en un bebé o un niño: Cada vez que se entrega a la corriente afectiva, ésta se suspende sin previo aviso, dejándolo en un estado que no puede calmarse facilmente, aunque aparezca otra fuente para reemplazarlo.
Después que este circuito se establece, cada vez que surjan la emoción, el contacto, la intimidad, al mismo tiempo aparecerá la angustia provocada por la certeza del corte inminente. Incluso antes de que este se haya producido, surgirán la ansiedad y la congoja. Así es como el paso siguiente dice: "cuando hay emoción hay angustia", independientemente de lo que vaya a suceder realmente..."
(E.Carutti)

Del triunfo y el fracaso

"Aquellos que llevaron el fracaso en su corazón, pudietron alumbrar el último trunfo.
Aquellos que se sintieron trunfadores, quedaron en el camino, como vegetales de vida difusa y apagada."
(Silo)

Miedo...

...danzando la Sinfonía del Destino.
Hay...terribilidad en esa música.


sábado, 7 de marzo de 2015

Ascendente

"Un punto de vista fundamental para comprender el proceso del Ascendente es registrar el necesario temor y rechazo que esta energia produce a la conciencia, y sus opuestos: la fascinación y la atracción... Somos necesariamente ambivalentes a nuestra energía ascendente, porque es lo desconocido de nosotros mismos, por excelencia. De allí que adquirir maestria acerva fe esta cualidad sea algo necesariamente complejo."
(Carutti)

El Padre

"En general, los ascendentes en Aries, Leo y Capricornio tienen destino con el Padre y la autoridad, aunque de maneras diferentes."
(Carutti)

Enamoramiento

"Es muy común, en el viaje de la conciencia, enamorarse de personas con características del Ascendente -...lo que no implica necesariamente que sean personas nacidas bajo el mismo signo que el Ascendente- como una manera de compartir a través del destino, con otras personas, la vibración del ascendente."
(Carutti)

Destino

"La distancia entre el patrón psíquico y el energético es compensada por lo que llamamos destino (o sea, por una serie de acontecimientos que se imponen a la conciencia como si fueran externos e independientes de ella).
(Carutti)

Insight

"Yo soy lo que me sucede."
(Carutti)

El ascendente Tauro

"Tauro no se mueve por impulsps, reacciones, antojos u ocurrencias... Tauro se mueve desde la necesidad y eso es lo que lo hace inexorable. Desestimar toda acción que no sea imprescindible es la clave de su potencia... Moverse solo por necesidad... para Tauro significa integridad, plenitud y certeza en la realización. Aprender a moverse de esa manera no será fácil para una conciencia aún no identificasda con Tauro. Un sinfín de impulsos, fantasías, proyectos posibles, deseos supetrficiales, obsesiones, deberán verse frustrados hasta comprender la importancia de la quietud y la paciencia, que permiten registrar si un estímulo -tanto externo como interno- toca realmente la necesidad o no. ... Pero esta discriminación... sólo se aprenderá después de un largo proceso de ensayo y error. Por eso...un ascendente Tauro sentirá que todo se le hace infinitamente lento y que recurrentemente queda atrapado en una maraña de conflictos que le hacen perder energia.
Podriamos decir que la vida parece lenta y llena de conflictos, pero lo que en realidad ocurre es que se identifica con un deseo demasiado rápido y superficial, que no surge de la necesidad profunda.  ...El destino podará rigurosamente proyectos y deseos, postergando logros y realizaciones, hasta que no se descubra el movimiento espontáneo de Tauro.
Es posible observar facilmente que las personas con Tauro ascendiendo suelen ser... aceleradas e impacientes en la primera parte de sus vidas. Más aún, la lentitud, el disfrute, el reposo, la sensualidad, son frecuentemente temas negados o, por lo menos, vividos como aspectos contradictorios en sí mismos. La totalidad del sistema sabe muy bien que la persona los necesita, y sin embargo, es normal que surja rechazo y resistencia a todo esto. Pero, si mi energía es conectarme con la corporalidad de lo real y experimentarme en ella, las cosa tienen que darse despacio, lentamente. La sensualidad y el goce taurinos no pueden aflorar en una persona råpida... Tauro disfruta de las cosas paso a paso, pero no en el sentido capricorniano, para llegar y así terminar con lo que se está haciendo. Aquí es por placer, por disfrutar del contacto pleno con todo lo que está sucediendo y por sensación de integridad, de constante coincidencia consigo mismo."
(E. Carutti)

miércoles, 4 de marzo de 2015

Idolos

"El literalismo es idolatría."
(Josep Campbell)

De un autor olvidado

"La mente humana, creadora de todas las biblias y todos los credos, es superior a todas las biblias y todos los credos."
(De un autor olvidado)

Un Dios a medias

¿Quién es ese Dios que sólo se ve a sí mismo? ¿Que dice lo Uno sin decir lo múltiple? ¿Lo arriba sin lo abajo? ¿Lo informe sin la forma? ¿Lo todo sin lo individual? ¿Lo Espíritu sin la materia? ¿Quién es ese Dios que pretende no haber nacido de la Madre? ¿No haber tomado forma, materia, peso, concreción? ¿Quién es ese ídolo, ese dios-mutilado que me pide mi alma?
No hay vacío sin forma, ni Uno sin muchos, ni Espíritu sin carne.
No hay más que lo que es, tal como es.
En su infinita, amorosa terribilidad.

Madre Materia

Los dioses crean el mundo de la nada.
Las diosas, de sí mismas. De su propia materia.
De la divina Madre-Materia que ellas (también) son.

Barro

Yo necesito trabajar el barro.
Con las manos. Con las vísceras. Con el alma.
Quiero sentir tierra en los dedos. Quiero sentir la tierra en todo el cuerpo.
Darle forma a la tierra. Crear las formas de la tierra.
Llevar con reverencia al útero de fuego el barro trans-formado.
Esperar.
Recoger los frutos de la mujer y la tierra y el horno.
Darlos a luz.

martes, 3 de marzo de 2015

Piedra negra

Una piedra negra es el símbolo más arcaico de lo femenino.
(Yo no lo sabía cuando escribí "El país de las mujeres", donde el motivo central es " una piedra negra de la sangre").

lunes, 2 de marzo de 2015

Es bueno perder el miedo.
Ir perdiendo miedos.
Mirar de frente.

El primer caldero

Pienso en las manos de mujer que dieron forma al primer caldero.
Cóncavo como las cavidades de las piedras, como las corolas de las flores, como las pisadas de los animales, donde se acumula la lluvia.
Las manos de una mujer, tratando de arrancar del suelo un agujero sin romperlo, tratando de excavar huecos en montones de barro, intentando, intentando, hasta que....
Arcilla de la tierra. Agua de los ríos. Fuego sagrado mantenido con esfuerzo y amor. Aire en el vacío que da sentido a la vasija.
Tosco. Sencillo. Útil. Llevando impresas para los milenios las huellas de unos dedos de mujer.
Como entonces, como ahora, como siempre.
Un cascarón de materia conteniendo la nada.
Y, dentro, el alimento.

Tandava


La Diosa

Ella conoce mi corazón.
Ante ella lo llevo.

Calor

Descalza ante la Diosa, apenas sí abrigada con una túnica ligera, lento el Adaggio, lentos, lentísimos los movimientos, todo es, sin embargo, calor que brota de un lugar muy profundo.
Suena el último acorde, y me descubro, vueltos los pensamientos, húmeda de un sudor caliente y limpio.

domingo, 1 de marzo de 2015

Working


Danzando la noche

El cuerpo de la música toma el cuerpo.
El cuerpo de la música levanta el cuerpo, lo arraiga, lo mece, lo ondula, lo hace uno consigo.
El cuerpo de la música es mi cuerpo, animado por sí mismo, hecho danza por sí mismo, sin mente, nada más que cuerpo, nada más que danza, que nada plena de algo, que noche arremolinada sobre mi tierra y mis raíces.

A la Madre

Amor y libertad.

El viento Norte

El viento
Norte

recorre
la ciudad.

El viento
del invierno,

formando
corros
de papeles,

polvo,

hojas secas,
olvidadas
por el otoño.

Arrastra
el viento
todo

lo que no tiene
peso,

lo no enraizado
en tierra,

lo que no tiene cuerpo,
fuerza,
densidad en el centro.

Arrastra
lo que no tiene corazón,
el viento,

deja frías
las calles,

se estrella
contra puertas
cerradas,

se queda
solo,
el viento Norte,

en la ciudad vacía,

bajo los cielos claros
del invierno.

A.S.